Inteligencia creativa

 

¿Por qué para algunas personas es tan fácil pensar de manera original y creativa cuando para otros resulta difícil y hasta molesto?

 

 

Actualmente a la mayoría de las personas les parece difícil generar ideas originales que la organización, su jefe y equipo esperan a la hora de solucionar un desafío, abordar cambios, crear nuevos productos o hacer su labor de manera más eficiente. He escuchado decir a las personas frases como: “A mí no se me ocurre nada creativo”, “mis ideas siempre son las mismas”, “no sé cómo salirme de la caja” o “yo soy muy cuadriculado”.

He conocido muchas personas, equipos de trabajo en organizaciones grandes, pequeñas, públicas y privadas, he trabajado con emprendedores y en estas experiencias haciendo innovación y usando el pensamiento creativo, he observado diferentes estilos de pensamiento y la facilidad o dificultad con la que las personas abordan una situación, problema o reto.

 

Durante la experiencia de hacer sesiones de ideación, crear procesos de innovación y generar ideas geniales me ha surgido la pregunta:

¿Por qué para algunas personas es tan fácil pensar de manera original y creativa cuando para otros resulta difícil y hasta molesto?

 

La inteligencia creatividad es aquella capacidad cognitiva usada para resolver de manera diferente las situaciones, problemas, retos o para la creación de nuevas cosas, es decir, que recurrimos a la creatividad cuando la solución a algo no está en el repertorio comportamental o en la memoria y por tanto se debe recurrir a nuevas fórmulas. La capacidad creativa recurre a la imaginación, a la anticipación para prever la solución y sus posibles consecuencias o impacto.

Contrario, antagónico al pensamiento creativo, encontramos el pensamiento lógico que por años ha sido el centro de la educación tradicional, con este estilo se sigue fórmulas y patrones ya conocidos, como ya son conocidos tenemos la tendencia a repetirlos, porque nuestro cerebro se siente seguro, no hay riesgo de ningún tipo y no gasta más energía de la necesaria. Sin embargo, los nuevos retos del mundo contemporáneo requieren soluciones originales e impactantes, que incluyan también componentes emocionales. Las organizaciones ya no contratan solo por hacer las cosas bien, ahora les interesa que las hagamos diferentes.

 

 

¿Cómo podemos pensar creativamente? ¿En qué condiciones se es creativo y qué procesos mentales hacen surgir la creatividad?

 

 

Algunas variables que he observado y he leído que hacen que una persona despierte su estilo creativo más que otras personas son:

 

 

  1. El conocimiento que se tiene de la situación que se quiere resolver, debe ser exhaustivo y se debe tener la capacidad de usarlo de manera flexible. La atención es un proceso cognitivo básico para mantener a la persona centrada, con un foco en un mismo tema para obtener mayor conocimiento y experiencia.
  2. Romper patrones, es decir auto-instruirnos para darnos la oportunidad de volver a pensar, quizá de irnos a los extremos e imaginarnos que podría pasar si lo hacemos diferente. Romper normas y hábitos, alejarnos de lo convencional para guiar nuestros pensamientos por circuitos neuronales diferentes. He conocido personas que a mi parecer son altamente creativas y siempre se están preguntando como modificar, genializar el modelo que construyeron hace 3 meses. No se cansan de reinventar, de experimentar con nuevas ideas, de jugar y darse la oportunidad de probar nuevas cosas.
  3. Predisposición para asumir riesgos, esta es la capacidad para moverse cómodamente en situaciones de ambigüedad, asumen los riesgos como desafíos y les apasiona resolverlos así no tengan tan claro el impacto de su idea, les encanta ver los resultados y aprender de ellos.
  4. Son exploradores, se aburren rápidamente de lo mismo, quieren vivir nuevas experiencias, descubrir nuevos caminos, se proponen nuevos retos. Tienen amplitud de intereses y la curiosidad es la zanahoria que los moviliza.
  5. La imaginación, las personas muy creativas son capaces de vivir muchas experiencias y con intensidad. Visualización historias plausibles, futuras, que quieren hacer realidad, sin limitaciones, ni censuras. La imaginación es el laboratorio de sus ideas.
  6. Flexibilidad de pensamiento, las personas creativas tienen la habilidad de solucionar desafíos desde diferentes perspectivas, desde distintas áreas del conocimiento, esta flexibilidad hace que las personas generen ideas originales, se adapten fácilmente a diversas situaciones, contextos o ideas y aumenten la posibilidad de acierto.

 

Te puede interesar Liderar la creatividad en época de crisis.

 

Y…¿Qué pasa en el cerebro de las personas que no se sienten tan creativas?

 

A las personas que no se sienten tan creativas, les suele suceder que invalidan sus ideas, que las juzgan y prefieren callar por que las consideran poco originales, no se dan la oportunidad de expresar lo que piensan, pueden ser muy exigentes y considerar que deben crear algo mejor.

Es posible que las personas que se sienten poco creativas estén solucionando un problema aburrido, un problema que no les apasiona y del que posiblemente saben poco. O estén preocupados por el riesgo que pueden correr si sus proyectos no salen como se esperan y sienten temor o estrés. Una situación así puede hacer muy difícil la labor de pensar de creativamente.

Realizar cambios en nuestras practicas habituales, en nuestras costumbres, en la forma en que hacemos siempre las cosas, sea en casa, en nuestra oficina, nos ayuda a ser mucho más libres, fomenta la reflexión, promueve nuestra autoestima, nuestra actitud exploradora, y facilita la transformación hacia un estilo más creativo.

 

En el próximo artículo profundizaré en el cerebro creativo…

 

 

Paola Angel

Psicóloga especialista en gerencia en gestión humana y desarrollo organizacional. Coordinadora y consultora metodológica reconocida internacionalmente por sus aportes al desarrollo de la cultura de innovación en las organizaciones.

Dirige “cerebros”, institución que ha promovido el diseño de juegos que refuerzan las capacidades del cerebro. Autora del libro «Gimnasio cerebral».

 

 

 


 

Si desea inscribirse en la “Gamipedia”, la publicación periódica con trucos para aplicar la gamificación en las empresas, por favor registre sus datos aquí :


 

Inteligencia creativa2020-06-26T17:04:23+00:00

Los paradigmas y la innovación

 

«¡Que le corten la cabeza!»

En la magnífica novela de fantasía Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, la Reina de corazones es un personaje que se ofende con mucha facilidad y cuando alguien la desobedece, pronuncia su conocida sentencia “¡Que le corten la cabeza!”.

Recuerdo la historia de una joven que tenía por costumbre cortar la cabeza del pescado que iba a freír en la sartén. No importaba si el pescado era grande o pequeño, a todos les cortaba la cabeza. Un día la joven le pregunta a su madre ¿Por qué siempre hemos cortado la cabeza de los pescados? La madre, quien le había enseñado esta práctica, nunca se lo había cuestionado y respondió “Lo aprendí de la abuela”.

Madre e hija un tanto curiosas por saber el origen de esta práctica, deciden preguntarle a la abuela. Con tono sereno ella responde “Hubo una época bastante pobre para nosotros, en casa sólo teníamos una pequeña sartén que usábamos para todo. El abuelo traía pescados que eran más grandes que la sartén y les cortaba la cabeza para que fuera más fácil prepararlos”.  Sin embargo, ahora que lo pienso “Aun cuando pudimos comprar sartenes más grandes, seguimos con la costumbre de cortar la cabeza de los pescados”, afirmó la abuela.

Con similitud en nuestras vidas, cada uno de nosotros ha aprendido formas de hacer las cosas y de actuar frente a diversas situaciones. Son compartimientos aprendidos o heredados que incorporamos y con la repetición se convierten en hábitos y costumbres que se reflejan en nuestra forma de pensar, sentir y hacer las cosas.

 

 

Un paradigma:

Es un modelo, patrón o ejemplo que debe seguirse en determinada situación y que nosotros aceptamos sin ser cuestionado. Por tal motivo, se puede convertir en una regla intocable que nos limita a la hora de enfrentar el cambio o innovar y sin darnos cuenta caemos en la trampa de transitar por caminos y soluciones familiares. Podríamos afirmar que, ante esta situación, nuestra mente es un tanto perezosa porque tiende a escoger las rutas conocidas y se resiste a explorar nuevos caminos.

La mayor parte del tiempo y sin que seamos plenamente conscientes, nuestra mente va a tratar de convencernos de dejar las cosas como están. Nuevamente prevalece la resistencia al cambio. Además, nos limitamos pensando que, sí ha existido algo que ha funcionado, será difícil cambiar el patrón y optamos por lo que parece más cercano, familiar o ya conocido.

 

Te puede interesar la inteligencia creativa y Aristoteles y la innovación.

 

Lo interesante acerca de esto, es que podemos usar un paradigma como posible fuente para la identificación de oportunidades de innovación. Es decir, podemos tomar como punto de partida un paradigma o creencia sobre el cual se basa una empresa (e incluso una persona), para retarlo y generar soluciones inesperadas.

El quid del asunto está en que podemos recurrir a la Reina de corazones, como una poderosa e interna voz que nos impulse a cortar con paradigmas o hábitos que durante mucho tiempo han limitado nuestro crecimiento, animándonos a cuestionarnos y proclamando enérgicamente como sentencia “¡Que le corten el paradigma!”.

La exploración de los paradigmas como estrategia para identificar oportunidades de innovación inicia con un breve listado, a manera de diagnóstico, de todos los factores o supuestos sobre los que funciona la empresa, los competidores e incluso el sector. Se trata momento de análisis clave para preguntar, indagar y revisar cuidadosamente hasta descubrir a qué cortarle la cabeza.

Incluso si estamos proponiendo o generando ideas, también podemos usar los paradigmas como un criterio de evaluación para la selección de ideas. Se trata de un filtro que puede aplicarse, planteando una sencilla pero potente pregunta: ¿Cuál es el paradigma que estamos retando con esta idea? Es muy probable que usted descubra que, aunque le guste una idea, ésta no es lo suficientemente potente o atractiva, pero ¿Por qué? ¡Porque en esencia, la idea no desafía, no reta, ni cuestiona un paradigma, un hábito o creencia!

Las oportunidades de innovación no se encuentran en las ideas, subyacen en el paradigma o creencia que se retan a través de ellas. Es un ejercicio que podemos repetir y repetir hasta forzar la mente a encontrar ideas que estén por fuera de las limitaciones de nuestro pensamiento.

De modo, que podríamos adoptar a la reina de corazones como la guía para retar paradigmas y no dejar que los programas mentales o creencias que le hacen valorar lo que ya ha funcionado, se ejecuten sin antes haber identificado un paradigma al cual cortarle la cabeza. ¡Larga vida a la reina!

 

 

Nelson Mora

Experto en innovación y emprendimiento

Diseñador Gráfico de la Universidad Nacional, especialista en Mercadeo Estratégico del CESA. Master en Gestión de la Innovación de la Universidad de Barcelona. Experiencia en metodologías de Design Thinking, Lean Launch Pad y programas orientados a la gestión, formación y promoción de la cultura del emprendimiento y la innovación.

 

 

 


Si desea inscribirse en la “Gamipedia”, la publicación periódica con trucos para aplicar la gamificación en las empresas, por favor registre sus datos aquí :


Registrando los datos se autoriza el envío de contenidos relacionados con Gamificación e Innovación.

Los paradigmas y la innovación2020-06-30T14:54:04+00:00

Neuroliderazgo como herramienta para la innovación

El liderazgo es una habilidad de la que mucho se habla, líderes empresariales, políticos y sociales han influido profundamente en las mentes de multitudes y han logrado cambiar el mundo. El liderazgo es un concepto teórico muy estudiado desde diferentes  perspectivas administrativas y psicológicas, que se basan fundamentalmente  en la capacidad que tienen algunas personas para ver la realidad desde sus ojos y guiar a otros en el camino con la misión más importante de hacer cumplir los objetivos estratégicos, los objetivos sociales o políticos de su interés.

 

Haciendo una lectura sobre liderazgo encontré una apreciación que llamó mi atención. Un aporte sumamente interesante de John Kotter, quien habla de una diferencia clara entre liderazgo y dirección. Para él, la dirección se ocupa de hacer frente a la complejidad. Y el liderazgo, por el contrario, se ocupa del cambio. Una de las razones por las que el liderazgo ha adquirido importancia en los últimos años es que el mundo empresarial es cada vez más competitivo y volátil. Cuantos más cambios del contexto y del mercado, más liderazgo se necesita. Los cambios generan ansiedad en las personas, frustración, incertidumbre, despiertan los temores, interfieren de manera positiva o negativa en la motivación. Un líder puede ayudar a su equipo de trabajo a adaptarse a estas nuevas realidades y a afrontar de manera cotidiana los cambios imprevistos, pero ¿cómo puede hacerlo? Una alternativa puede ser esta tendencia del neuroliderazgo, una teoría nueva e interesante que nace a partir de los avances de las neurociencias aplicadas al mundo del management.

 

El neuroliderazgo afirma que el conocimiento del cerebro permite gestionar a los equipos de trabajo de manera eficiente logrando más empatía por parte de los líderes hacia sus colaboradores, mejor comunicación, cohesión, promueve acciones deseables, y contribuye al aprendizaje de los equipos.

 

 

Una aplicación práctica del neuroliderazgo como herramienta de innovación, puede ser por ejemplo, que el líder comprenda lo que sucede en los cerebros de las personas frente a los cambios.  Si hablamos de la  crisis pandémica mundial que estamos viviendo, un líder posiblemente necesite a su equipo para enfrentar con éxito la crisis, al usar habilidades de neuroliderazgo será mucho más empático, asertivo y podrá dirigir mejor a su equipo. Debe saber que lo nuevo para el cerebro puede ser atractivo, pero también genera respuestas de alarma si lo que se percibe es muy diferente a lo que ya se conoce. Lo conocido genera certeza y es garantía de supervivencia, mientras que lo nuevo o desconocido genera sensación de riesgo, de peligro. Ante la situación desconocida el cerebro reacciona de manera emocional, es lo que los expertos llaman reacción de camino corto, este es un análisis rápido, ante un estímulo en particular que despierta el sistema de alerta para garantizar la supervivencia inmediata, lo que se genera como respuesta es el rechazo o posible acercamiento ( si es percibido como placentero) al estímulo. Esta reacción rápida se realiza entre el tálamo y la amígdala (Cerebro emocional). Al conocer cómo funcionan los seres humanos ante un estímulo, un líder puede crear estrategias para garantizar que el equipo afronte la situación de manera más positiva, podrá favorecer la percepción del equipo de trabajo y evitar el rechazo haciendo notar que la supervivencia de las personas no está en juego.

 

Imagine que un líder comunica a sus colaboradores que la pandemia va a acabar con la empresa, que no están listos y que quizá deberán recortar personal, ¡la reacción de los cerebros de sus empleados probablemente será de agresión, bloqueo o de huída!

 

Te puede interesar Inteligencia creativaLiderar la creatividad en época de crisis.

 

Luego de recibir un estímulo, de ser evaluado por el camino corto,  el cerebro toma conciencia y continúa evaluando los demás estímulos que entran por los canales sensoriales. A través de la vía tálamo – corteza va haciendo una evaluación más compleja y completa llamada camino largo. Este es un análisis que hace el cerebro segundos después para evaluar y confrontar la información recibida, con experiencias pasadas, por supuesto se hace un recorrido neuronal más extenso y utiliza mayor información guardada en la memoria para evaluar el estímulo. Entonces la corteza prefrontal es informada de los resultados del análisis y ésta frena la activación del camino corto y de sus respuestas de correr o luchar si no son necesarias. Siguiendo con nuestro ejemplo, es posible que un líder inicie su reunión de planeación diciendo a su equipo de trabajo algo como esto:

Líder: “Equipo, todos sabemos que la situación que estamos viviendo no es fácil”.

Cerebros de colaboradores: Reacción emocional (camino corto), miedo, incertidumbre.

Líder: “Sin embargo, por difícil que parezca yo creo que es una excelente oportunidad para reinventarnos. Los conozco a cada uno de ustedes y sé que son muy capaces de crear, de buscar soluciones para abordar esta crisis que se nos viene. Hemos estado en situaciones difíciles con anterioridad y hemos salido de ellas con…”

Cerebros de los colaboradores: Análisis más profundo (camino largo), recurren a recuerdos de experiencias pasadas, conexiones posiblemente de eficiencia, de placer.

 

Los cerebros del equipo de trabajo, hacen un análisis, una reflexión, a medida que el líder habla, los colaboradores toman conciencia, si el líder usa expresiones que no atentan contra la supervivencia del equipo, que les remite recuerdos de experiencias difíciles que han superado en el pasado, es muy posible que el equipo responda de manera más adecuada para la situación y se logre la sinergia que el líder necesita para salir del problema de manera exitosa.

 

 

Sin embargo, la información impartida por el líder es recibida de manera diferente por cada persona del equipo de trabajo, pues todos tenemos cerebros diferentes e historias de vida distintas. Es posible que un colaborador de este equipo, haya experimentado frustración, dolor o una pérdida, en una crisis pasada. Y otra persona diferente, por el contrario, haya activado zonas de placer en el cerebro al haber vivido la misma experiencia. En neurología se llaman los circuitos del placer y del dolor, aquella información que queda almacenada después de vivir una experiencia y se evoca ante estímulos parecidos o condicionados.  Conocer estas realidades permite a los líderes ser mucho más empáticos, mejorar las relaciones humanas y crear estrategias de  comunicación que promuevan el bienestar y la eficiencia de los equipos de trabajo.

 

En el próximo artículo continuaré hablando de neuroliderazgo y lo que sucede en nuestros cerebros cuando el líder nos pide que generemos ideas de solución. ¿Por qué para algunos es tan fácil dar buenas ideas de solución y hasta divertidas, y para otros es tan difícil?

 

Inspirada: Curso de  Neurociencias y Liderazgo “Neuroliderazgo” / Asociación Educar

 

 

 

Paola Angel

Psicóloga especialista en gerencia en gestión humana y desarrollo organizacional. Coordinadora y consultora metodológica reconocida internacionalmente por sus aportes al desarrollo de la cultura de innovación en las organizaciones.

Dirige “cerebros”, institución que ha promovido el diseño de juegos que refuerzan las capacidades del cerebro. Autora del libro «Gimnasio cerebral».

 

 

 

 


 

Si desea inscribirse en la “Gamipedia”, la publicación periódica con trucos para aplicar la gamificación en las empresas, por favor registre sus datos aquí :


 

Neuroliderazgo como herramienta para la innovación2020-06-30T12:30:15+00:00

Boxotyping – Una forma nueva de prototipar

¿Qué es prototipar?

Es llevar una idea de la cabeza del ideador a la mesa de trabajo para poder entenderla mejor y determinar si vale la pena seguir con ella o no. Es el primer paso para que una idea deje de ser algo etéreo y se convierta en una solución real.

Website designer creative planning application development draft sketch drawing template layout framework wireframe design studio Premium Photo

Se prototipa cuando se hace un dibujo en un papel (por ejemplo la famosa servilleta) para tratar de que la otra persona entienda el concepto.

Se prototipa cuando se pasa a la acción y se trata de ejecutar la idea, al menos en una versión precaria, con los elementos que tenemos a la mano.

Se prototipa cuando hace un experimento cambiando algunos ingredientes o el orden en el que se agregan…

En la vida hemos utilizado el prototipaje muchas veces. Incluso sin ser conscientes de ello.

Sin embargo, en las organizaciones el prototipaje no siempre es bien visto. Puede parecer simple desorden o falta de planeación. No se ve muy profesional que alguien esté haciendo experimentos y desperdiciando insumos solo por ver si una idea loca funciona o no.

Afortunadamente, el proceso de prototipaje ha tomado formas muy estructuradas. En otra palabras, se puede experimentar con las ideas sin que parezcan palos de ciego.

 

¿Y las cajas qué tienen que ver?

Uno de los desafíos de la práctica del protipaje es hacerlo de manera óptima.

¿Qué quiere decir esto?

Quiere decir hacer los experimentos requeridos y no más que los requeridos. Y hacerlos de forma que nos provean la información que necesitamos para ver si la idea cumple lo que, al menos en el papel, promete cumplir.

¿Y una caja nos puede ayudar a eso?

Si. El Boxotyping como una forma nueva de prototipar utiliza las maravillosas cajas desocupadas, esas mismas con las que pasábamos horas de juego siendo niños, para ayudar a visualizar una idea y, de paso, planear los experimentos que nos permitan validarla

Little girl playing inside cardboard box Free Photo

 

¿Cómo funciona el Boxotyping?

El Boxotyping divide el “trabajo” en tres momentos:

  1. El exterior de la caja.
  2. El interior de la caja.
  3. Los Boxo-juegos de prototipaje

El exterior permite mostrar el concepto, “vender” la idea. Ayuda a definir el mercado al que se dirige y los principales atributos y beneficios.

 

El interior permite identificar las hipótesis que hay detrás de cada uno de los beneficios que la idea promete y los experimentos que tendremos que hacer para ver si esas hipótesis se cumplen o no.

 

Boxotyping - Inside

 

Una vez la caja tiene los elementos externos e internos, el equipo de innovación puede realizar “juegos” que le permitan examinar posibles variantes de la idea y que le ayuden a definir caminos óptimos para validar las hipótesis.

 

El resultado es un ejercicio que consigue:

  • Mejorar el concepto original de la idea de manera rápida, poderosa y consensuada.
  • Organizar el trabajo posterior de prototipaje avanzado y validación de hipótesis.
  • Definir prioridades en la lista de atributos.

 

¿Sirve para prototipar servicios?

El Boxotyping puede ser utilizado en proceso de prototipaje tando de conceptos tangibles (por ejemplo un nuevo producto), como intangibles (un servicio o un nuevo proceso interno). Los principios que lo soportan y los pasos del proceso son iguales en cada caso.

 

 

 

¡A Boxotipar!

El Boxotyping se convierte así en una herramienta poderosa dentro de un proceso de innovación. Si está interesado en ver detalles sobre cómo dirigir una sesión de Boxotyping y obtener los planos internos y externos de la caja, le recomiendo el e-book Boxotyping.

 

 

 

 

 

Guillermo Solano

Director de Centro de innovación (www.centrodeinnovacion.com) y creador de la metodología WakeUpBrain para acelerar procesos de innovación usando juegos. Ha diseñado varios juegos comerciales y escribe en su blog www.jugarparainnovar.com

 

 

 

 

 

Descarga el ebook en el que encontrarás:

–  Cómo facilitar una sesión de Boxotyping.
–  Planos internos y externos de una caja para Boxotipar.
–  2 Juegos para hacer con un Boxotipo que le permitirán hacer más poderoso el producto.


Boxotyping – Una forma nueva de prototipar2020-06-30T13:04:39+00:00

Innovena Día 9

Día noveno

Consideraciones para el noveno día:
Llegamos al último día de la novena. Un buen día para proponer 5 principios que un buen innovador debe seguir:
Principio 1- La innovación es un juego de equipo.  Realmente no importa quién propuso la idea que finalmente fué escogida. Los buenos innovadores admiran la magia de la creación colectiva más que el despliegue de egos de los creativos.
Principio 2- El potencial escondido. Una buena idea, que impacta positivamente a muchas personas, aún puede impactar a muchas más. Siempre vale la pena preguntarse cómo puede hacer eso.
Principio 3- Paternidad creativa. Las ideas no tendrán mejores padres que nosotros mismos. Tenemos que llevarlas hasta el punto en el que pueden sobrevivir solas.
Principio 4- La siguiente idea es la mejor. Una vez una idea ya vuela sola (o simplemente no funcionó), es hora de pasar a la siguiente gran idea. ¿Qué cosa genial podremos hacer ahora que solucione otro problema importante?
Principio 5- Si no nos divierte, no vale la pena. Las innovación está más en el corazón que en la cabeza. Debe generar una alegría profunda. Debe ser motivante sin necesidad de que alguien te pague por hacerlo.

Acción día 9

Trate de reclutar innovadores para el equipo que aún no existe. Imagine que usted logra animar a un grupo de ¿Amigos? ¿Colegas? ¿Familiares? a que busquen soluciones para algún problema importante de ¿La familia?  ¿La comunidad? ¿El planeta? Después de imaginarlo, espere el momento oportuno para “reclutarlos” ¿Cómo puede hacerlo? ¿Y si ellos le cambian el objetivo a esta “cruzada”, usted estaría dispuesto a adaptarse? ¿Cómo hacer para que el entusiasmo se mantenga hasta lograr resultados?
Día 8

Innovena Día 92019-12-24T11:29:30+00:00

Innovena Día 8

Día octavo

Consideraciones para el octavo día:
Los reyes magos
​Los innovadores son como unos reyes magos
Pueden crear riqueza de la nada. ¡Es magia!
Bueno, la riqueza que un innovador crea no es de la nada. Es de su cerebro. Es de su capacidad para generar ideas. Pero no necesita nada físico. En este sentido, una idea nace “de la nada” y no cuesta nada.
Hace un tiempo, un país producía más riqueza porque tenía tierra disponible y podía poner a miles de personas a cultivar arroz, por decir algo. También, si tenía muchas personas, podía volverlos soldados e ir a conquistar a sus vecinos y hacerse con sus riquezas. Era otra manera… (muy popular durante mucho tiempo). Sin embargo, las ideas jugaban un papel preponderante. Es decir, una nación podía “crear de la nada” soldados para defenderse. Por ejemplo, si un general tenía una idea genial, podía, con menos soldados, derrotar al general enemigo que tenía muchos más. De esta manera, una nación con menos soldados y más ideas, podía igualar a una nación con más soldados y menos ideas. Las ideas podían ser de estrategia o de tecnología. Es decir, podía ser que el general utilizara su ingenio para engañar al enemigo y hacerle caer en una trampa. En este caso, las ideas eran de estrategia. Pero también podía ser que los ingenieros de su nación, inventaran una forma de multiplicar el alcance de una catapulta. En este caso, las ideas estaban inmersas en una desarrollo tecnológico. En ambos casos, las ideas reemplazaban a la fuerza bruta de miles de soldados.
Pero estos ejemplos se refieren solo a las formas violentas de conseguir riqueza. Volvamos al primer planteamiento en el que las ideas reemplazaban a miles de trabajadores en algún cultivo. En este caso, a falta de enemigo al cual engañar, las ideas se limitaban (al menos inicialmente) a los desarrollos tecnológicos. Inventar un nuevo modelo de arado, podía multiplicar la efectividad de un grupo de cultivadores en algún país. Tanto que el excedente de producción podía luego ser vendido a los vecinos y, de esta forma, abrir una nueva forma de “apoderarse” de su riqueza. Mucho más justa (porque el vecino estaba recibiendo algo que deseaba tener).
Lo cierto es que las ideas, en mayor medida cada vez, reemplazan gente y reemplazan el acceso a recursos naturales.
Una nación que sea buena generando ideas, tiene una capacidad portentosa para generar riqueza.
Será una nación de reyes magos.

Acción día 8

Haga magia:
Invente hoy algo. Haga que en el mundo exista algo que no existía antes. Un juego, un servicio, un postre. Haga conciencia sobre esa creación. Mire y entienda su capacidad para crear. Mire la manera como puede cambiar la vida de las personas. Siéntase un mago.
Día 7
Día 9

Innovena Día 82019-12-24T11:30:48+00:00

Innovena Día 7

Día séptimo

Consideraciones para el séptimo día:
Inicialmente habìa un problema
No parecìa haber soluciòn a la vista. Era un problema insolucionable.
Nadie quería ponerse en la inùtil tarea de probar soluciones.
Ocasionalmente alguien proponìa alguna soluciòn, pero esperaba que otro la aplicara.
Viendo la desperaciòn e impotencia de todos
Alguien intentò una soluciòn nueva.
Como era de esperarse, esa idea no funcionò.
Ideas nuevas nunca funcionaban. Era una pèrdida de tiempo, decìan todos. Sin embargo,
Otra cosa pensaba el ideador. Porque ahora que lo habìa intentado una vez
No iba a dejar de intentarlo…

Acción día 7

3 cosas nuevas. Trate, durante lo que que queda del día, de alterar la forma como se hacen tres cosas. Conviértase en el anarquista de la familia o del trabajo. Intente cambiar la forma como se hacen tres cosas que involucren a otras personas. Si todas le han salido bien, significa que no está siendo tan anarquista. Trate nuevamente.
Día 6
Día 8

Innovena Día 72019-12-24T10:41:41+00:00

Innovena Día 6

Día sexto

Consideraciones para el sexto día:
La innovación es un regalo.
En navidad damos regalos.
La innovación es uno de los mejores.
Estar al lado de una persona innovadora es una experiencia fabulosa.
Por estas tres razones
1. Siempre tiene formas nuevas de hacer todo. Cuando le funcionan sus ideas suele cambiar la forma como hacemos las cosas. Y cuando no… al menos es una fuente inacabable de anécdotas.
2. Los innovadores son la última esperanza de la humanidad. Quizá suene un poco exagerado, pero la solución de los grandes problemas de la sociedad requieren un montón de innovación. Necesitaremos muchísima creatividad, una gran flexibilidad y un nivel de ejecución excepcional.
3. Los innovadores suelen ser personas felices. Su optimismo es fundamental para mantener el ánimo arriba. Muchos de sus amigos son “innovadores por contagio”
A la hora de hacer propósitos, uno de ellos debería ser lograr que en cada equipo haya, por lo menos, un innovador.

Acción día 6

Conviértete en el innovador de tu grupo. ¿Cómo puedes hacerlo? ¿Qué deberías hacer cada día?
Día 5
Día 7

Innovena Día 62019-12-22T17:44:48+00:00

Innovena Día 5

Día quinto

Consideraciones para el quinto día:
Hay dos momentos para la creatividad:
Momento de la genialidad: Cuando se nos ocurre una ideas para solucionar el problema
Momento de la verdad: Cuándo generamos ideas para ejecutar esa solución que se nos ocurrió en el momento de genialidad.
Vemos dos ejemplos. Ejemplo 1: Digamos que usted ha golpeado un mueble en su casa y ha levantado un poco de su pintura. En un momento de inspiración genial, a usted se le ocurre que en vez de llevar el mueble al carpintero o tratar de pintarlo por completo usted mismo, quizá funcione bien usar un un marcador o plumón del mismo color de la pintura. Usted busca en su escritorio pero no encuentra nada similar. Se le ocurre otro lugar, y va al cuarto de su hijo, busca entre sus útiles y encuentra un par de marcadores que le pueden servir. Prueba el primero y ¡Eureka! Funciona perfecto. El mueble queda como nuevo. ¡Perfecto! Usted ha tenido un momento de genialidad y un momento de verdad impecables. La probabilidad de que sus visitantes (o su cónyuge) noten el daño antes del próximo trasteo es muy baja. Usted es doblemente genial
Ahora vemos el otro ejemplo. Ejemplo 2: Digamos que, ante tanta preocupación de todos los clientes de su restaurante por el medio ambiente, a usted se le ha ocurrido una idea que le parece perfecta: reemplazar toda su vajilla por elementos hechos de papel y, en vez de lavarlos, usarlos en un proyecto especial para convertirlos en abono que se usará para ayudar a mantener el parque del barrio. ¡Triplemente genial! Pero ahora debe pasar al momento de la verdad. Se pone manos a la obra para ejecutar su idea. Debe hacer muchos prototipos y pruebas. En su proceso de ejecución usted se encuentra con innumerables problemas que no había previsto: Las cucharas de cartón alteran el sabor de su afamada sopa campesina, la gente empieza a percibir que su menú debería ser más económico (les parece que un restaurante prestigioso no sirve su comida en platos de papel), los cuchillos de papel simplemente no cortan la carne, etc. En un par de semanas usted ha abandonado su proyecto. Simplemente era un sueño bonito pero inviable. Lo único que le amarga a usted su tranquilidad como innovador es que unos meses después, ve en las noticias que un restaurante, en el norte de la ciudad, ha anunciado que toda su vajilla es hecha de papel…
¿Por qué tantas ideas se quedan en el momento genial y nunca llegan a completar exitosamente el momento de la verdad?
Por que ser genial una vez te hace sentir como un Arquímedes encontrando una solución perfecta. Te hace sentir casi que jugando. Tener que ser genial muchas veces sobre un mismo proceso te hace sentir, mmm, bueno, pues… trabajando.
¿Trucos para mejorar el desempeño en los momentos de verdad?
1. Extienda el momento de genialidad. Si se aprovecha el momento de lucidez y “adrenalina creativa” en que se ha generado la idea genial para imaginar la forma en que se puede ejecutar, se lograrán resolver muchos de los desafíos que pueden desanimar a los ejecutores posteriormente.
2. Zapatero a sus zapatos.  Hay personas perfectas para los momentos de genialidad y perfectas para los momentos de la verdad. El mismo que genera la idea genial no necesariamente es el mismo que la ejecuta. Haga equipos que tengan ambos perfiles
3. Siga jugando. Mantenga la emoción de ejecutar la idea genial poniendo hitos intermedios que dejen ver el progreso y conviértalo en un proyecto colaborativo que todos entienden y quieren.

Acción día 5

Piense en un propósito que tiene para el próximo año. Piense detalladamente cada uno de los pasos que seguirá para ejecutarlo. Ahora tome cada paso y pregúntese. ¿Cómo puedo hacer este paso, este solo paso, de una manera genial? ¿Nunca vista? ¿Increíblemente eficiente? ¿O Divertida?
Luego pase al siguiente paso…
Día 4
Día 6

Innovena Día 52019-12-21T10:22:03+00:00

Innovena Día 4

Día cuarto

Consideraciones para el cuarto día:
Saque las ideas de su cabeza
Si alguna vez está tratando de identificar una oportunidad para innovar. Saque las ideas que tiene en su cabeza. Y también cada idea que se le vaya ocurriendo. Sáquelas de su cabeza. Póngalas en un papel o grábelas en su teléfono. Use el medio que prefiera pero sáquelas de su cabeza y olvídelas.
¿Por qué?
Porque las ideas obligan a pensar en ellas. Y distraen de la realidad.
Digamos que usted va al parque y ve que las personas comen Donuts pero se ensucian mucho. Inmediátamente, a su cabeza viene una idea para solucionar eso. Digamos que usted se imagina un empaque para Donuts que evita que quien la come se ensucia. Es una buena idea, probablemente. Sin embargo esa idea ha matado todo el proceso innovador.
Usted ya no ve ninguna otra necesidad de las personas. Por todas partes ve que las personas están sucias luego de comer su Donut de chocolate. ¡Suciedad! ¡Suciedad! La realidad le confirma lo que usted quiere que le confirme. Esto hace que usted no vea otras necesidades. Quizá las personas tienen una necesidad más importante que es deshacerse de la servilleta que han usado mientras comen la Donut. O tienen cargo de conciencia porque se están comiendo esa deliciosa Donut a pesar de las recomendaciones de su médico. O…   Todas estas necesidades desaparecen. Ninguna existe más para usted. Solo la terrible suciedad. Y hay alguna buena probabilidad de que alguna de estas otras necesidades sea más importante o provea una mejor oportunidad para un nuevo producto o servicio. Pero usted ya no las verá. Porque su idea le ocupa toda su atención.
De hecho, su obsesión por la recién descubierta oportunidad, le podría impedir descubrir que no hay tal. Que la gente está perfectamente feliz ensuciándose al comer su Donut. Que sienten que es parte del ritual “Dunístico”. Y que con una simple servilleta se soluciona la cosa. Pero usted no ve eso. Usted está seguro (por que su idea piensa por usted), que la gente está inconforme, estresada, desesperada, con el aspecto higiénico de la situación.
Adicionalmente, usted debe saber que las ideas son tremendamente celosas. Una vez una idea se apodera de su cerebro, no va a dejar tan fácilmente que entre ninguna otra. ¿Para qué molestarse en pensar otras ideas, si ya tengo la idea perfecta? Así que esas otras posibles soluciones para evitar que la gente se ensucie, nunca llegarán a su cabeza.
Como ve, tener una buena idea puede matar la innovación.
¿Y qué se puede hacer?
Primero, mantener la actitud desconfiada del buen innovador. No asumir que la interpretación propia es la misma del usuario. Recordar que lo que a uno le puede parecer algo inaceptable, al otro le puede parecer algo deseable. Que los marcos y criterios de evaluación de cada momento son personales y particulares.
Segundo, sacar las ideas. Tan pronto como aparecen. Ponerlas en la libreta de “Ideas geniales”, ponerlas en su “Papareto”. Esto logra que se haga espacio en el cerebro para nuevas ideas.

Acción día 4

Tome una hoja de papel normal y dóblela en 4 partes. Póngala en su bolsillo o en su cartera. Será lo que llamamos los Brainers, un Papareto. Un Papareto es la combinación de las palabras Papel (para anotar las ideas) y Pareto (El apellido del señor italiano que popularizó eso de que el 20% de las causas producen el 80% de los resultados).  Utilice su Papareto para sacar las ideas de su cabeza. Escríbalas allí (desdoblando la hoja para anotarlas con detalle) encerradas en círculos (Evite hacer una ordenada lista de ideas, cada una de ellas precedida de un guión). Cada 2 o 3 días, revise su Papareto y pregúntese cuál de las cosas anotadas allí le pueden incrementar en un 80% su efectividad para conseguir sus objetivos.
Día 3
Día 5

Innovena Día 42019-12-20T09:58:05+00:00