Está claro que la innovación es uno de los motores más importantes del crecimiento económico para regiones y empresas. Hagamos un pequeño ejercicio. Miremos la última lista de las empresas más innovadoras del mundo publicado por Forbes:

  1. Service Now
  2. Workday
  3. Salesforce.com
  4. Tesla
  5. Amazon.com
  6. Netflix
  7. Incyte
  8. Hindustan Unilever
  9. Naver
  10. Facebook
  11. Monster Beverage
  12. Unilever Indonesia
  13. Adobe Systems
  14. Celltrion
  15. Autodesk

Ahora hagámonos la siguiente pregunta: ¿No sería increíble ser dueños de cualquiera de estas empresas? ¿No sería maravilloso que cualquiera de estas empresas estuviera generando empleo en una de nuestras ciudades? ¿No sería increíble aprender cómo estas empresas han crecido de maneras vertiginosas?

Las empresas más innovadoras del mundo no solo están generando grandes negocios, están definiendo la forma como se harán negocios en el futuro. La innovación es una fuerza incontenible y tenemos poco tiempo para descifrarla, adoptarla y convertirnos jugadores de primer nivel.

¿Por qué no todas las empresas logran hacer innovación real?

Uno de los principales cambios que ha vivido el concepto de innovación en los últimos años es que ha pasado de estar relacionado casi exclusivamente con la aplicación de la tecnología, a tener un marco de acción más amplio. Los innovadores entienden que muchas de sus grandes oportunidades de crecimiento no están necesariamente en la aplicación de la tecnología sino en la re-invención de su modelo de negocio, en la capacidad para sorprenden en su forma de comunicarse con el cliente, en la generación de ventajas competitivas emocionales, entre muchas otras.

Esto ha hecho que la práctica de la innovación sea, al mismo tiempo, más atractiva y más compleja para los empresarios.

La complejidad que agrega esta diversificación se aumenta cuando se considera que la experiencia de años y años de innovar ha demostrado que el principal desafío de las organizaciones que desean innovar no está en su capacidad de investigación y desarrollo sino en su cultura.

Efectivamente, el gran desafío de los innovadores es lograr que las personas que hacen parte de la organización estén dispuestas a cambiar la forma como vienen haciendo las cosas. Y hacerlo rápidamente.

¿Qué nuevas herramientas de innovación hay?

La forma como los expertos en innovación han venido solucionando el tema de desarrollar las capacidades de innovación de las organización ha dado un giro interesante en los últimos años. Las complicadas herramientas gerenciales de antaño han recibido nuevos compañeras: una generación de herramientas que ayudan a innovar apelando a otras visiones, normalmente descartadas en el ambiente “corporativo”: el pensamiento de diseño y los juegos.

¿Qué es el pensamiento de diseño o “Design thinking”?

Es la aplicación de la forma como los diseñadores piensan cuando buscan soluciones a problemas. ¿Qué diferencias tienen los diseñadores en su proceso? Primero que todo, el pensamiento de diseño trajo un nuevo foco: el usuario. La innovación enfocada en el usuario pone la tecnología en un segundo plano. Lo primero es entender las motivaciones profundas del usuario. Después se verá si, para satisfacer sus deseos, la tecnología tiene un papel que cumplir o no.

El otro aporte importante del pensamiento de diseño es su visión de proceso flexible. Esto quiere decir que, a diferencia de la manera como se gestionan los proyectos de manera tradicional, los proyectos de innovación no necesariamente tienen una salida previsible ni es posible cuantificar detalles como duración exacta, impacto final, conocimientos requeridos, etc. El pensamiento de diseño propone que se pase rápidamente a prototipar para probar las soluciones y que, en este proceso de prototipaje, se mantenga la mente abierta para identificar posibles “insights” que nos lleven a re-pensar el concepto completo.

¿Cómo se usan los juegos para acelerar los procesos de innovación?

Otra familia de herramientas que promete cambiar la forma como se hace innovación es la de los juegos. ¿Juegos para innovar? Efectivamente. Los juegos tienen grandes ventajas a la hora de lidiar con las principales barreras de la innovación: logran disminuir los temores por el cambio, aumentan la capacidad creativa, ayudan a mantener el foco en lograr ventajas competitivas, etc. Gracias a esto, un proceso de innovación en el que se involucran juegos puede incrementar hasta en un 200% su velocidad y su probabilidad de éxito. Juegos diseñados específicamente para procesos de innovación como WakeUpBrain o los i-Tournaments, son buenos ejemplos de esta tendencia. Sin embargo, los juegos deben ser incorporados de manera muy balanceada para que aporten los beneficios prometidos y no se conviertan en fuente de distracción de los objetivos estratégicos del negocio.

¿Qué viene en el futuro?

Muchos países compiten por ser líderes de innovación. En Latinoamérica Chile ha venido liderando los rankings de innovación en los últimos años. Sin embargo, la competencia es fuerte y, en todo el mundo, las empresas están despertando a esta necesidad de pensar de otras maneras y ejecutar rápidamente. Es hora de revisar las herramientas que hemos venido utilizando y pensar en innovar en la forma como se ha venido innovando.

 

Escrito por: Guillermo Solano

————————————————————————————-

Si desea inscribirse en la “Gamipedia”, la publicación periódica con trucos para aplicar la gamificación en las empresas, por favor registre sus datos aquí :


Registrando los datos se autoriza el envío de contenidos relacionados con Gamificación e Innovación.